Foro Cristiano Evangélico: Alfa y Omega
Foro Cristiano Evangelico Alfa y Omega. BIENVENIDOS
Esperamos que os sea de mucha bendición en esta comunidad, Bendiciones.
¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 73 el Mar 02 Oct 2012, 01:41.
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» La Buena Semilla: Mes de Abril del 2014.
Ayer a las 00:43 por Admin

» ¿Que nos puede aportar de este versiculo?
Lun 14 Abr 2014, 01:36 por Admin

» Declaración de Fe del Foro, Alfa y Omega.
Vie 11 Abr 2014, 01:34 por Admin

» Normas y Acuerdos al Registrarse al Foro.
Vie 11 Abr 2014, 00:55 por Admin

» Hola desde España, bendiciones.
Mar 08 Abr 2014, 16:32 por Jeremias17

» La Buena Semilla Mes de Marzo del 2014.
Lun 31 Mar 2014, 01:22 por Admin

» A través de toda mi vida
Miér 26 Mar 2014, 21:20 por Galilea

» Hay noches que nadie se imagina.
Miér 26 Mar 2014, 21:00 por Galilea

» Aprendiendo Juntos
Mar 25 Mar 2014, 21:35 por Galilea

» Poema:A Mi Pesar
Mar 25 Mar 2014, 16:41 por Galilea

Facebook
Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 


Bookmarking social

Bookmarking social Digg  Bookmarking social Delicious  Bookmarking social Reddit  Bookmarking social Stumbleupon  Bookmarking social Slashdot  Bookmarking social Furl  Bookmarking social Yahoo  Bookmarking social Google  Bookmarking social Blinklist  Bookmarking social Blogmarks  Bookmarking social Technorati  

Conserva y comparte la dirección de Foro Cristiano Evangélico: Alfa y Omega en tu sitio de bookmarking social


Cinco objeciones comunes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 13:48

Cinco objeciones comunes


El cristianismo evangélico adolece de un gran mal, aparentemente heredado de la influencia de casi 1200 años de catolicismo romano y no extirpado del todo por la Reforma Protestante. Me refiero al dedo flamígero que señala a todo aquel que osa preguntar, analizar, discernir, juzgar o como se llame a ese ejercicio de la mente que desea conocer la Verdad sin tapujos.

Con el pretexto de que soy muy preguntón, que no tengo fe, ironizo, ‘juzgo’ a quienes creen en ‘x’ apartado de la fe cristiana de forma nada ortodoxa, a mi e-mail llegan una serie de reclamaciones (porque no se pueden considerar respuestas) que oscilan en, básicamente, cinco direcciones:

Dios todo lo puede.
Critico, dudo de las cosas que Dios hace. Yo no tengo el derecho a meter a Dios en un ‘baúl’ y limitarlo ¿Por qué descreo de ciertas manifestaciones del Espíritu? ¿No acaso Dios es ilimitado y todopoderoso?
El evangelio es locura.
Mis críticas a ciertas prácticas raras y extravagantes de algunos grupos religiosos son porque no comprendo (no acabo de entender) que el Evangelio es ‘locura’ y los que actúan así están ‘locos’ por Cristo.
Contristo al Espíritu.
Con mi actitud presuntuosa y de duda lo único que hago es ‘contristar’ al Espíritu Santo
Levanto la mano a un sirvo.
Debo tener cuidado con lo que hablo, no sea que al hablar y ‘juzgar’ me halle yo de pronto levantando la mano a un ‘siervo’ de Dios (traducido también como: “No toques al ‘ungido’ de Dios”)
Uso más la razón que la fe.
Me estoy condenando pues no actúo por fe: en mis señalamientos sólo uso la razón, lo cual es de hombres, en vez de la ‘fe’ que es del Espíritu.

A continuación paso a dar respuestas a estos cinco señalamientos: AQUÍ


Dios todo lo puede. En otro aporte en este mismo Portal he tratado con amplitud este tema; mi respuesta ha sido:

Ciertamente, Dios es tan poderoso que puede dejar de hacer cosas que Él no desea hacer o también, que puede dejarlas de hacer porque van en contra de su propia naturaleza.

Y pusimos el ejemplo del Papa Karol Wojtyla de quien se decía (antes de morir) había sido objeto de un milagro cuando, a pesar de un tubo en la garganta, se habría comunicado de palabra con su secretario. El hecho científico decía que esto era imposible, pero se corrió el rumor de que el Papa había obrado un ‘milagro’. Y preguntábamos: ¿Qué creerían los carismático-pentecostales (y otros muchos grupos similares) acostumbrados a lidiar con demonios de enfermedad y baratija y media? ¿Creerían ellos que este acto milagroso fue posible en la humanidad de Wojtyla? Bajo el supuesto de que “Dios todo lo puede” ¿por qué no habría también de poder Dios sanar al Papa? Si Dios es todopoderoso ¿Por qué limitar su poder? De acuerdo a la tesis en el sentido de que “Dios transita por caminos misteriosos, él trabaja como menos lo imaginamos, él es infinito, es supremo, no hay imposible para él”, etcétera, entonces no hay nada que impida a Dios hacer lo que sea con quien quiera y a la hora que lo desee. O ¿no? ¿Por qué habría Dios de ser exclusivo de un grupito y operar sólo allí? ¿No sería eso limitarlo y descreer de su soberanía y poder?

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 13:51

Aún más. Si Dios es todopoderoso, hoy mismo está actuando a través de Karol Wojtyla ya muerto. Eso es lo que la gente dice. A raíz de la iniciativa para canonizar a Paulo VI, se han desatado una serie de ‘testimonios’ de gente que dice: Adelante, sí, hagan santo a Wojtyla... A mí ya Dios me hizo un milagro a través del Papa. El problema es: ¿Quién puede desmentir estas versiones si Dios es ilimitado y todopoderoso? ¿Por qué poner a Dios en un baúl y decir que eso no es posible?

Pero, vayamos más a lo profundo. El Vaticano estará publicando un boletín de prensa en el que se dice, cuenta y abona cómo el Papa está operado milagros en la gente; éstas personas a su vez oran a la virgen María para que el Papa interceda por ellas a Dios; y Dios escucha al Papa y sana a la gente por su intermediación ‘poderosa’ del Papa y la virgen. Cualquier cristiano-evangélico que conozca su Biblia, comienza a intuir que el Dios NO PUDO haber realizado tales ‘sanidades’ y ‘milagros’ en el cuerpo de esos creyentes... Y cualquier cristiano sabe porqué no puede ser eso posible: porque la forma en que la gente dice se realiza el milagro va totalmente en contra de lo que Dios establece en su Palabra, a saber: “Hay un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre”. Muy aparte del sentido de idolatría que se mezclan en la realización de esos ‘milagros’. Y aquí surge una pregunta más difícil y escabrosa: Entonces ¿quién o qué sana a esa gente? ¿O no sana y dice que sí sana? Si no fue Dios quien sana (porque Dios no puede ir en contra de su propia Palabra) ¿entonces, fue satanás quien levanta a la gente de su enfermedad y le obra milagros? Pero entonces ¿No acaso Dios es todopoderoso como para dejarse ganar por el diablo?


Toda semejanza

Toda semejanza de lo dicho arriba no es mera coincidencia de lo que sucede con los grupos “liberadores” que se arrogan el derecho de “sanar” y “expulsar demonios” en contra de todo precepto bíblico. Entre estos grupos y la gente que ora al Papa, digan ustedes, amables lectores, ¿cuál es la diferencia de raíz? Porque al igual que invocar a María para interceder por alguien es totalmente ajeno a lo que la Biblia enseña, igualmente el dejarse en manos de uno que se dice ‘liberador’ e intermediario de Dios, (dizque con ‘autoridad’ para sanar); y que justifica su ‘ministerio’ con la cantaleta de que “Dios todo lo puede”, de igual forma esta acción es totalmente aberrante y fuera de toda norma bíblica.

En ninguno de los dos casos alguien de esos grupos podría dar evidencia bíblica de lo que hacen. Salirse de la Biblia, echarla a un lado, para decir que no se trata de lo que la Palabra dice sino de que “Para Dios no hay límites y el puede hacer lo que quiera” es pisar un terreno peligrosa y bizarramente minado.

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 13:55



Porque si esto es así –si Dios hace lo que quiere porque todo lo puede ¿Entonces por qué Dios no habría de escuchar a María que fue su madre en vez de a uno que dizque recibió ‘revelación’ y ‘autoridad’ para sanar a la gente o realizar otras prácticas de tipo bizarro?.

El adjudicar a Dios “milagros” y “misterios” haciendo uso indebido de su omnipotencia, crea un verdadero enredo doctrinal (si no es que filosófico también) Ahora bien, el problema se soluciona dejando a un lado especulaciones acerca de la omnipotencia de Dios, y tomando la Biblia, escudriñarla en su exacta dimensión y acatar lo que ella dice con respecto a lo que Dios Sí puede y quiere hacer... ¿Por qué no se hace? Porque si se acata la Palabra entonces los que pretenden “liberaciones” y “milagros” , se quedan sin nada: ya no tienen material para el control de lo “misterioso”.

La cuestión no es si Dios todo lo puede o no, sino saber si Él está involucrado en prácticas tan extravagantes como la risa y el aullar santos, el vómito, el hablar lenguas que ni son angélicas ni son humanas sino una retahíla de sonidos sin entendimiento; o la ‘bendición’ de agua ‘bendita’ con un manojo de yerbas, o el pasar por un templete de sal para hacer ‘limpias’ muy al estilo espiritista, etc. La gente que practica todas estas cosas nos dice que si no nos subimos a su vagón, estamos limitando a Dios pues en prácticas de ese tipo que ocurren los ‘milagros’ y ‘liberaciones’.


Toda esta vaguedad doctrinal surge de un error garrafal que cometen quienes hablan de prodigios y señales y cargan los dados a su favor. Porque todo lo arriba cuestionado tiene una respuesta muy clara y concisa: que las señales y prodigios pueden ser hechos también por Satanás –al que, por cierto, le acomodan mejor las extravagancias que muchos grupos religiosos practican. Sólo recordemos que Simón el Mago hacía prodigios, y que en el AT Janes y Jambres eran capaces de hacer lo mismo que Moisés. En Mateo 24, sólo en este capítulo, Jesucristo advierte tres veces en contra de los falsos profetas que se aparecerán imitándolo con oficios de ‘milagrería’. Y en 2 Tesalonicenses 1:9-10:

Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos.

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 13:57

Lo que hacen muchos ministerios ‘milagrosos’ se parece más a esto que a señales de Jesucristo. Pero claro, la línea de la intervención de Satanás en la milagrería se traza de aquí hacia allá: es decir: sólo los que hacen cosas extravagantes tienen la razón, Dios está con ellos....los demás están enredados en prácticas de Satanás: aun cuando esas prácticas en lo esencial, sean exactamente iguales unas y otras. [Tómese por ejemplo la rociada de agua ‘bendita’ con un manojo de yerbas que hace la IURD con la ‘bendición’ que hace el sacerdote católico con un hisopo. Igualitos]

Hace unas semanas me escribe Ralph Barnett, un amigo estudiante de teologogía de Vancouver, en Canadá. Me da noticias de otra moderna extravagancia dentro de los círculos carismático-pentecostales; se trata del Urinario Santo. Un grupo de hombres ‘creyentes’ se ponen a orar en círculo y esperan a que el ‘espíritu’ ‘obre’ en su sesión. Cuando el ‘espíritu’ se ‘mueve’ y los ‘sacude’, entonces todos, uno a uno, comienzan a orinar en un tubo puesto ex profeso para ello: se trata de la manifestación que ellos llaman ‘Orinando en el Espíritu’.
Para Ripley. El caso es que cuando Ralph pregunta a uno de esos creyentes en eso, cuál es la base bíblica de esa ‘manifestación’, el otro le contesta: “¿Cómo? ¿Tú que eres tan entendido en las Escrituras no sabes que existe esta manifestación? Mira, aquí la Biblia dice que de ‘Nuestro interior correrán ríos de aguas vivas’”

El lector se puede reír, o enojarse. Pero diga: ¿Qué diferencia hay entre esta práctica y aquellas extravagantes que hoy se practican como poner una espada en el hombro de la persona dizque para ‘bendecirla’, o hacerla pasar por un arco de fuego para limpiarla, o vomitar, o caerse de espaldas cuando un hombre común y corriente lo toca? Alguien dirá: es que en estas prácticas sí tenemos una Escritura que la avala...Pues la del urinario también. Los que practican esta última manifestación le alegan a Ralph: “¿Tú quién eres para amarrarle las manos a Dios? ¿Qué no sabes que Él todo lo puede?...”

No, pues sí.

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 13:59

El evangelio es locura.

Si soy preguntón y descreo de las ´señales’ y ‘milagros’ que algunos dicen tener, se me dice entonces que ‘contristo al espíritu’ con mi actitud. Y se me agrega que yo como ‘carnal’ no puedo entender las cosas que son de ese ‘espíritu’.

Admito que no todo lo extravagante es ajeno a Dios. Ciertamente Él puede hacer cosas extrañas como, por ejemplo, hacer a hablar a un burro. Pero busque el lector cosas más raras que ésta y no las va a hallar. Por el contrario, las cosas raras como aullar, caer al suelo, vomitar, hablar cosas que no se entienden y otras no menos insensatas, son más bien manifestaciones de alguien que tiene muchos problemas con Satanás.
Quienes practican estas cosas tienen un gran problema para probar que tales manifestaciones son de Dios; en cambio es fácil probar que muchas de esas parafernalias provienen de prácticas paganas. Por ejemplo, el aullar, dar vueltas al altar y hablar frases sin sentido, es algo que practicaban los profetas de Baal 1 Reyes 18:26-28; el uso de la sal para quitar la mala suerte (práctica de la IURD) es de origen egipcio y babilónico; de la misma forma era costumbre de los Templarios tocar el hombro de la gente con una espada para ‘confirmar’ a los ‘ungidos (la IURD también); revolcarse en el suelo y vomitar, sólo se ve en un muchacho endemoniado; caerse de espaldas y fingir que algún ‘espíritu’ lo ha tocado, sólo se ve en la Biblia cuando la gente muere desnucada por desobedecer a Dios –contrario a la adoración al Señor que siempre adopta una postura hacia el frente--; la toma de territorios ‘ganados’ para Cristo es solo una mala copia de lo que hacía el Ku-Kux-Klan. En fin, la lista es larga.

A falta de una explicación razonable, todo lo que recibo como comentario a mis observaciones es que nunca voy a entender esas ‘manifestaciones’ puesto que el evangelio es locura y ellos están locos por Cristo y se mira en lo que hacen y dicen (¿?)

La palabra ‘locura’ es traducido muy correctamente en algunas versiones de la Biblia como ‘insensatez’ y otras más dicen ‘tontería’. Otra vez, quienes defienden que sus prácticas parecen insensatas por así es el Evangelio, se equivocan. El evangelio en sí mismo no es insensato. En 1 Corintios 1:18 Pablo ciertamente dice que es una locura ¡pero para los que se pierden!. Y en el 1:23 reafirma Pablo esto diciendo que la locura es para los gentiles que no saben nada del evangelio y desean percibir con sabiduría humana las cosas de Dios.

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 14:04

Así que ¿para quiénes es locura, insensatez el Evangelio? ¡Para los perdidos! Querer justificar prácticas que no se hallan en la Biblia diciendo que son ‘manifestaciones’ del espíritu, y que uno no las entiende debido a que en sí mismas son locura, es un verdadero monumento a la ignorancia. Por el contrario, Pablo señala que el Evangelio no es insensato, ni desordenado, ni extravagante, sino que es “poder y sabiduría de Dios para los que se salvan”. El evangelio es (en su sentido estricto) las BUENAS NUEVAS de Jesucristo al hombre: no malas noticias como las acostumbran los grupos emocionales y dizque ‘carismáticos’ quienes acostumbran dar puras malas nuevas a sus seguidores: si estás enfermo es que tienes demonio; estás pobre porque no ofrendas; si no te sometes a lo que el ‘pastor’ dice, estás cayendo en condenación. Pregunto: ¿Cómo con el pretexto de esa locura puede uno rebajarse a nivel de endemoniado en el nombre de Dios? Eso es lo que creen quienes aseguran que ciertos estados emocionales y enfermedades son porque a la gente se le ha metido un ‘demonio’.

La lista se malas noticias la forman como otras mil maldiciones más, en vez de la predicación de una sola de ellas: la maravillosa noticia del poder y gracia de Jesucristo.

Contristar al espíritu

Al analizar, preguntar, discernir y juzgar lo único que hago es ‘no tener fe’ y ‘contristar’ al espíritu. Así me llegan a decir algunos. Por supuesto, ellos parten del hecho cuestionable de que ese ‘espíritu’ es el Espíritu Santo. Faltaría ver si efectivamente éste Espíritu acuerda asesorarlos en todas esas prácticas bizarras ya descritas arriba como de extracción pagana más que bíblica.

Pero vayamos al grano. Un vecino mío me invita a su iglesia (una de estirpe emocional y carismático). Yo acepto nada más para que luego no me cuenten. Sin más prédica que un rosario de gritos que no conducen a nada sólido en la enseñanza, llega entonces el momento en que el predicador hace un llamado al altar para ser ‘sacudidos’ por el espíritu. Mi amigo me invita a pasar para recibir ‘unción’ cuando el ‘ungido’ me toque con su mano...Se me recomienda no ‘resistirme’ al ‘toque’ y que me deje caer como ‘señal’ de que he sido ‘tocado’. A lo cual me excuso diciendo que no creo en esa suerte de prácticas paganas. El amigo todo lo que acierta a responder es que ‘estoy contristando al espíritu’.

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 14:05

Esto de contristar al ‘espíritu’ es un argumento tautológico (circular) , pues el amigo está asumiendo que quien está en medio de toda esta parafernalia es el Espíritu Santo, cuando en realidad el asunto no es la duda bíblica de si de verdad el Espíritu Santo puede estar comprometido en este sketch montado por un montón de ignorantes.

Peor a la contristada de ese ‘espíritu’ es lo que viene enseguida: la amenaza velada que dice que al yo no aceptar ese sketch (en donde ya empiezan a aullar, a danzar alrededor del altar, a hablar sin sentido y tirarse en el suelo) entonces estoy haciendo dos cosas 1) Hiriendo los sentimientos de Dios (¿?) y 2) Estoy en desacuerdo con Él.

Peor manifestación de ignorancia no puede haber. Pero aun peor es el desglose que se hace del inciso 2), pues se me dice que al estar en desacuerdo con dichas prácticas me opongo a Dios, y al oponerme a Él lo hago en contra del pastor, obispo, apóstol o como se llama el ejecutor del sketch... Toda una joya de la manipulación y el control que líderes deshonestos ejercen sobre sus creyentes.

En todo caso, yo prefiero seguir el consejo del Espíritu Santo (que habla a través de la Palabra) en el sentido de “probar los espíritus si son de Dios”, 1 Juan 4:1; “examinadlo todo” 1 Tesalonicenses 5:21; y “escuchar como congregante a los profetas que hablan en la iglesia, y entonces juzgar” 1 Corintios 14:29. Prefiero este riesgo a quedarme callado, con el peligro de ser engañado. Supongamos que analizando las enseñanzas de otros (que es lo que el Espíritu me manda que haga) yo contristo al mismo Espíritu ¿Y qué? Primero, no creo que Él se enoje porque analizo, discierno, examino, pregunto; luego, que creo el riesgo vale la pena, porque el Espíritu Santo va a seguir viviendo aun si lo contristo, pero puede ser que yo esté alejándome de la doctrina correcta.

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 14:07

Muchos ‘cristianos’ (dirigidos por una doctrina de manipulación y control) han llegado a creer que entre más extravagante y rara (ya he mencionado algunas; déjeme el lector recordarle la de la ‘descarga de rosas rojas para la salud’) más es Dios quien está en contacto directo con la manifestación, sin darse cuenta que por su pasividad de no juzgar, tal vez el espíritu en medio de esas prácticas no sea otro que el del ‘enemigo’ al que tanto temen y tratan de expulsar de sus atrios... O el espíritu del anticristo que para eso de las cosas bizarras se las gasta en serio.

Levantar la mano a un siervo.

Esta acusación entre las respuestas, es muy similar a la anterior e instrumento central de líderes abusivos y sectarios para controlar y manipular a sus creyentes. Se me insiste en decir que si no creo y participo en ciertos ritos presididos por algún obispo, pastor o como se llame; y si pregunto y juzgo lo que se hace, me hallo en riesgo de estarle ‘levantando la mano a un siervo de Dios’ ¡Puras patrañas! ¿Acaso los que critican y condenan las actuaciones del Papa romano le están levantando la mano?
Los verdaderos siervos de Dios no presumen de ser intocables, ni se suponen exentos de que su conducta esté a la vista de todos y su doctrina sea analizada y escudriñada. El apóstol Pablo estaba siempre dispuesto tanto a que se le señalaran errores, como a defenderse de ellos: todo en un proceso en el que no intervenía la perversa doctrina de la divinidad de un hombre común y corriente. Todo aquel hombre que se dice siervo y comienza por propalar entre su auditorio que es ‘intocable’, ya muestra feamente signos inequívocos de sectarismo, el cual acostumbra a ‘ungir’ como divinos a seres comunes y corrientes. En su carta a Timoteo, Pablo hace un perfil del siervo de Dios:

“Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen”.

Más claro ni el agua. Un hombre de Dios es transparente, honesto, dispuesto no a esconder sino a poner a la luz de sus creyentes (y la sociedad en la que ministra) su forma de actuar...A rendir cuentas de su ética, y mediante enseñanza y convencimiento, a dar respuestas a necios como yo.

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 14:10

Pero para algunos creyentes dados a endiosar a sus pastores y obispos, la cuestión de ‘no levantar la mano’ se traduce en una sola palabra: cállate. El asunto es que el que se dice ‘ungido’ lo dice porque sólo él lo sabe. De su unción nadie sabe nada sino él sólo. La única oportunidad que tiene de demostrar que lo es, la pierde con su actitud de soberbia y arrogancia, aislándose y ordenando que nadie cuestione lo que él dice es palabra directa de Dios a su persona (¿?) Y de eso se trata precisamente cuando se le cuestiona, de “probar todos los espíritus”. No nada más porque el susodicho afirma que es un ‘ungido’ especial, ya va a quedar exento del análisis y examen que la Biblia nos manda le hagamos en lo que habla y actúa. No por nada Pablo previene a Timoteo el guardar la sana doctrina y a apartarse de todos aquellos que la contaminan. Y no por nada Jesús mismo nos anima a escudriñar las Escrituras [en griego ereunáo = inquirir, preguntar] pues a nosotros nos parece que de allí encontramos la Verdad de la vida eterna, y no en las interpretaciones que otros hagan de ella y nos las manden a nosotros ya digeridas.

Ahora, lo que nunca dejan en claro quienes acusan a uno de ‘levantar la mano a un siervo’ , es que le pasa al que esto hace; cuáles son las consecuencias a esta actitud; cuáles son las malas noticias. Hasta ahora sólo he recibido la amenaza velada en la palabra ‘cuidado’... ¿Cuidado de qué o con qué? Nadie quiere desmenuzar este asunto, pero parece que sin decirlo, la amenaza está basada en un texto también (como muchos que se acostumbran) sacado de manga: las consecuencias que acarrearía mi actitud ‘rebelde’ contra el ‘ungido’ es que puedo sufrir un castigo como el ocurrido a Aarón y su hermana María quienes osaron hablar en contra de Moisés. Aparte de este verso todo mal hilado y sin más apologética que la del castigo, no parece haber más enseñanza que hable sobre posibles consecuencias en contra de los ‘alborotadores’.

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 14:12

Como el asunto del castigo es de un sustento tan irrealizable, entonces algunos prefieren prevenirme con ejemplos más ‘sólidos’, y se extraen de una manga más ancha el ejemplo en donde David perdona la vida de Saúl, el ungido de Dios. Por la interpretación que se hace de estos pasajes, la verdad es que lo mueven a uno a risa. Lo que los encubridores de ‘ungidos’ falsos pretenden con estas escrituras es hacer creer a los fieles que aun cuando el obispo, pastor, o como se llame, sea deshonesto, desobediente, celoso, vengativo, realice prácticas con los espíritus, y sea compulsivamente controlador (‘virtudes’ todas éstas achacadas a Saúl) ¡uno tiene que quedarse callado porque se trata del ungido de Dios!
¡Preciosa enseñanza ésta! ... Quiero diez como esas para divulgarlas en mi iglesia...

La Biblia, por supuesto, no enseña esta doctrina traslapada de un lado a otro y que sólo sirve para encubrir los desmanes de algunos ‘ungidos’. Por el contraio en Hebreos 13:7 se nos dice: “Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.”.

Aparte de respetar y tener en mente a nuestros pastores, debemos considerar [en griego anadseoreo = ´mirar atentamente’] cómo es que han procedido en su conducta y qué fruto ha tenido ésta entre los miembros de su iglesia.

En vez de ello, muchos que se dicen cristianos son incapaces de examinar y pedir cuentas por la conducta y enseñanza de los ‘ungidos’; a cambio de ello reaccionan cuando alguno lo hace acusándolo con una doctrina falsa de estarle levantando la mano.
Por eso estamos como estamos.

Uso más la razón que la fe.

Eres tan lógico y racional que no confías en el Espíritu. Eso me dicen muchos pero sin demostrar nada de lo que dicen con el propio Espíritu (la Biblia). En vez de echarme abajo con fundamentos sólidos, sueltan una serie de reprimendas para hacerme ver que pensar, analizar, juzgar está mal porque, de acuerdo a mis detractores, ‘no estoy confiando en la guía del espíritu, que es por fe’.

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Cinco objeciones comunes

Mensaje por Galilea el Jue 24 Mayo 2012, 14:13

Aquí las preguntas son varias ¿Y cómo saben que no estoy confiando en el Espíritu? Me parece que este tipo de convicciones es muy del interior de la persona. Ahora resulta que ya hasta se meten en mi mente y saben que no confío en Dios. Algunos más adelantados me dicen que se ve que no confío en lo que escribo...pero muy pocos (o nadie) me dice (con la Biblia) en qué está mal lo que escribo. Peor aún: si lo que escribo va de acuerdo en aprobación con lo que mis críticos practican (supongamos que apruebo los aullidos o las caminatas de limpia de sal ungida), entonces ellos piensan que sí estoy confiando en el espíritu; pero si desapruebo esas prácticas porque la Biblia lo hace, entonces me hallo del otro lado: soy un ateo que ya no cree en el poder del mismo espíritu. Menudo lío en el que me meto.
El problema (otra vez) es que nadie dice a qué espíritu en el que dicen no confío, se están refiriendo. La única señal evidente que pueden ver en mí no son mis pensamientos diciendo: No, no creo en los milagros...No, no creo en señales. Eso no lo puede ver la gente, y aunque lo viera se darían cuenta que sí creo en los milagros y por supuesto en que Dios hace cosas grandes...pero no a través de esas prácticas paganas que ellos practican. Decía yo: la única práctica evidente que ve la gente de mí es que uso el pensamiento racional y argumentos lógicos para defender el evangelio. Y la gente dice: “puesto que usas racionamientos y argumentos lógicos, no confías en Dios”. Pero fíjese bien el lector que la frase anterior es también un argumento. Todos usamos argumentos y razonamientos. Entonces, los que me ‘argumentan’ con razonamientos ¿tampoco están confiando en Dios? Ese es el gran problema de tratar de rebatir a la ligera.
No sólo quien me rebate usa razonamientos lógicos, también lo hicieron los apóstoles Pablo, Pedro, Juan y no podemos decir que por ello no confiaban en Dios. Bueno: el mismo Jesús usaba estos argumentos. “Si no creen en las palabras que hablo por mí mismo, crean [razonamiento lógico] a las obras que hago” ó “Vosotros sois de vuestro Padre el diablo, porque [razonamiento lógico] las cosas que el diablo hace, ustedes hacen”. Y estos son sólo algunos de decenas de ejemplos.
Los fariseos podían haber acusado a Jesús de estar dudando de la fe de ellos, de sus prácticas legalistas y conductas deshonestas, y lo podrían haber acusado así: “Si usas razonamientos para exhibirnos, entonces tu fe no está en Dios sino en el diablo” [Que de hecho se lo dijeron] ¿Era verdad esto? ¡De ninguna manera!.
Yo creo que Jesús era racional como Dios lo es en un universo tejido por la congruencia y el orden. Amar a Dios con toda mi, es parte inevitable de mi tarea cuando de abrir la Biblia se trata.

Galilea
Administradora
Administradora


http://tupalabra.hazblog.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.